INTERCULTURAL TRAINERS KIT

INTERCULTURAL TRAINERS KIT
FOR MIGRANTS’ EDUCATORS

Promover El entendimiento mutuo y el dialogo cultural

Teoría: Comprender la comunicación intercultural

La formación intercultural tiene mucho que ver con la comprensión del papel y la posición que desempeñan uno mismo y los demás individuos en la sociedad. Para ese caso, es importante comprender cómo la cultura afecta a varios aspectos de las interacciones y comportamientos, así como poder distinguir las dimensiones que definen las diferencias culturales entre sociedades o grupos. La cultura se puede definir como

los valores, entendimientos, suposiciones y objetivos compartidos, que se aprenden de generaciones anteriores, impuestos por los miembros actuales de la sociedad y transmitidos a las generaciones posteriores. Esta perspectiva compartida resulta, en gran parte, en actitudes comunes, códigos de conducta y expectativas que inconscientemente guían y controlan ciertas normas de comportamiento (Inun Jariya, 2012, p. 62)[1].

Después de ser transmitida por los descendientes de un cierto grupo social, la cultura será internalizada por esos individuos, lo que constituye parte del proceso de socialización. Al ser multidimensional, la cultura se compone de varios elementos comunes y valores compartidos que son interdependientes.

Image 2 Las partes visibles e invisibles de la cultura

Understanding Intercultural communication

Es en este contexto de aparente identidad mutua entre secciones culturales donde se construye la imagen del otro. En términos simples, el otro es el individuo que tiene diferencias culturales, siendo considerado como un elemento externo.

Otra cosa es la construcción simultánea de uno mismo o dentro del grupo y del otro o fuera del grupo en oposición mutua y desigual a través de la identificación de alguna característica deseable que el yo/dentro del grupo tiene y que el otro/fuera del grupo carece, y/o alguna característica indeseable que el otro/fuera del grupo tiene y que el yo/dentro del grupo carece. De este modo, la otredad establece un yo/dentro del grupo superior en contraste con un otro/fuera del grupo inferior, pero esta superioridad/inferioridad casi siempre se deja implícita.

Al estar representado a través de estereotipos, la existencia del otro se define como opuesta a nosotros. El otro tendría características que lo pondrían en una condición de inferioridad frente a nosotros. El proceso de alteridad surge del hecho de que una cultura no se percibe solo en términos de su singularidad y sus diferencias. Se identifica como elementos que podrían compararse, de modo que después de eso, uno puede juzgar que tiene una cultura superior.

Es pues en este sentido que los inmigrantes pueden estar expuestos al proceso de alteridad en las sociedades de acogida, porque:

Inmigrar es inmigrar con su historia, con sus tradiciones, sus formas de vivir, de sentir, de actuar y de pensar, con su lenguaje, su religión, así como con todas las demás estructuras sociales, políticas y mentales de la sociedad, el primero es solo la incorporación de los segundos, en resumen con su cultura (Sayad, 2014, p. 19)

Debido a que uno no migra “impunemente” (Sayad, 2014, p. 19), uno siempre llevará su propia cultura al cruzar las fronteras y, al llegar al país de acogida, ambas culturas, tanto la del migrante como la de la comunidad de acogida, estarán en contacto. Lo que presenciamos hoy en varios países europeos es el miedo a los inmigrantes y sus culturas, en un claro movimiento de alteridad. Con este miedo, a menudo viene el discurso de que esos inmigrantes tienen varios aspectos de su cultura que difieren de nuestra cultura, poniendo en peligro la existencia de nuestra cultura si llegan muchos más inmigrantes.

Para combatir este miedo irracional, es esencial crear empatía, conociendo y haciendo un esfuerzo por comprender la cultura del otro.

[1] http://www2.hu-berlin.de/transcience/Vol6_No1_2015_69_90.pdf

[2] https://pdfs.semanticscholar.org/0bc0/73aa9b16044152c9ecd71b7570aa385f9e59.pdf