INTERCULTURAL TRAINERS KIT

INTERCULTURAL TRAINERS KIT
FOR MIGRANTS’ EDUCATORS

Promover El entendimiento mutuo y el dialogo cultural

Técnicas de enseñanza: El desafío del malvavisco

  • Factor # 5: Sentimiento de exclusión del grupo (compañeros de clase)

Objetivos de aprendizaje:

Experimentar lecciones simples pero profundas en colaboración, innovación y creatividad

Introducir y experimentar el trabajo en equipo intercultural, ventajas de un trabajo efectivo en equipo

Pensar en lo que se necesita para aumentar dramáticamente la innovación

Tiempo:

45 a 60 minutos

Materiales necesarios:

  • Una mesa para cada equipo

Descripción del instrumento:

El malvavisco necesita estar encima. Surgen lecciones sorprendentes al comparar el rendimiento de los equipos. ¿Quién tiende a hacer lo peor? ¿Por qué? ¿Quién tiende a hacer lo mejor? ¿Por qué? ¿Qué mejora el rendimiento? ¿Qué lo mata? Si necesita iniciar una reunión, poner a un equipo en un estado de ánimo creativo o simplemente animar a las personas a pensar en lo que se necesita para aumentar drásticamente la innovación, invierta 45 minutos para ejecutar el desafío del malvavisco.

Descripción de la actividad:

  1. Arme un kit para cada equipo. Antes de la reunión, cree un kit de desafío del malvavisco para cada equipo, que contenga veinte palitos de espagueti, un metro de cinta adhesiva, un metro de cuerda y un malvavisco. Estos ingredientes deben meterse en una bolsa de almuerzo (de papel), lo que simplifica la distribución y oculta el contenido, maximizando el elemento sorpresa.
  2. Proporcione instrucciones claras. Sea claro sobre los objetivos y las reglas del desafío del malvavisco: el equipo ganador será el que construya la estructura más alta medida desde la superficie de la mesa hasta la parte superior del malvavisco. Eso significa que la estructura no se puede suspender de una estructura superior, como una silla, techo o lámpara de araña. El malvavisco completo debe estar encima de la estructura. Cortar o comer parte del malvavisco descalifica al equipo. Use mucho o poco del kit: el equipo puede usar muchos o pocos de los 20 palitos de espagueti, mucho o poco de la cuerda o de la cinta. El equipo no puede usar la bolsa de papel como parte de su estructura. Los equipos son libres de romper los espaguetis, cortar la cinta y la cuerda para crear nuevas estructuras. El desafío dura 18 minutos. Los equipos no pueden aferrarse a la estructura cuando se agota el tiempo. Aquellos que toquen o se apoyen en la estructura al final del ejercicio serán descalificados. Asegúrese de que todos entiendan las reglas. No se preocupe por repetir las reglas demasiadas veces. Repítalas al menos tres veces. Pregunte si alguien tiene alguna pregunta antes de comenzar.
  3. Comience el desafío. Ponga en marcha el reloj cuenta atrás y la música con el inicio del desafío. Camine por la sala. Es sorprendente ver el desarrollo de las estructuras y los patrones de innovación que siguen la mayoría de los equipos. Vaya avisando a los equipos del tiempo que queda. Como norma general, avisar a los 12 minutos, 9 minutos (a mitad del desafío), 7 minutos, 5 minutos, 3 minutos, 2 minutos, 1 minuto, 30 segundos y una cuenta atrás de los diez últimos segundos. Indique cómo les está yendo a los equipos. Informe a todo el grupo de cómo están progresando los equipos. Notifique cada vez que un equipo construya una estructura permanente. Promueva una rivalidad amistosa. Anime a las personas a mirar a su alrededor. No tenga miedo de aumentar la energía y la participación. Los equipos tendrán el poderoso deseo de mantener su estructura hasta el final pero, por lo general, debido al malvavisco, que colocarán en su estructura momentos antes, la estructura puede que se doble. La estructura ganadora debe ser estable.
  4. Termine el desafío. Después de que se acabe el tiempo, pida a todos en la sala que se sienten para que todos puedan ver las estructuras. Probablemente, poco más de la mitad de los equipos tendrán estructuras permanentes. Mida las estructuras. Desde la estructura más baja hasta la más alta, mida y notifique las alturas. Si está documentando el desafío, haga que alguien anote las alturas. Identifique al equipo ganador. Asegúrese de que reciban una ovación y un premio (si se ha previsto así). Concluya con las enseñanzas (lecciones clave) del desafío del malvavisco: a los niños les va mejor que a los adultos; en prácticamente todas las innovaciones, los niños crean estructuras más altas y más interesantes; la creación de prototipos es importante; las razones por las que los niños obtienen mejores resultados que los adultos es porque pasan más tiempo jugando y creando prototipos; naturalmente comienzan con el malvavisco y lo pegan en los espaguetis; los adultos pierden una gran cantidad de tiempo planificando, luego ejecutando el plan y casi no les queda tiempo para arreglar el diseño una vez que ponen el malvavisco en la parte superior. El malvavisco es una metáfora de los supuestos ocultos de un proyecto: la suposición en el desafío del malvavisco es que los malvaviscos son ligeros y esponjosos y se apoyan fácilmente en los palitos de espagueti. Cuando realmente se intenta construir la estructura, los malvaviscos no parecen tan ligeros.

Puede producirse después una discusión más profunda.